SEGURO DE VIDA RIESGO

 

Se trata de un seguro de vida que cubre la garantía por fallecimiento del asegurado, garantizando al beneficio o beneficiarios del seguro, un capital que ha sido previamente contratado en la formalización de la póliza.

 

El contrato de seguro se hace por el tiempo designado en las condiciones particulares de la póliza, pero será anualmente prorrogado de forma tácita, salvo que alguna de las partes indique a la otra lo contrario por escrito y con un preaviso de dos meses.

 

La compañía de seguros garantizará el pago de una cantidad acordada a cambio de una contraprestación, la prima de seguros. También se puede contratar un capital por invalidez permanente o absoluta.

 

En esta modalidad de seguros podemos encontrarnos con dos situaciones:

 

  • Que nos llevemos pagando media, o todo una vida, una prima de seguros y que finalmente no se de la eventualidad por la que hemos contratado el seguro.

  • Que contratemos el seguro hoy y que al mes siguiente un acontecimiento desgraciado.

 

Si supiéramos dónde va a estar nuestro destino, conseguiríamos hacer el seguro poco tiempo antes, pero la tranquilidad de dormir con el convencimiento de que, tras nuestro fallecimiento, dejaremos a los nuestros en una situación holgada, vale más que cualquier prima de seguros a la que tengamos que hacer frente.

Podemos contratar un seguro de este tipo con un capital generalmente de hasta 100.000 € en la mayoría de compañías con un simple cuestionario de salud que nosotros mismos podremos rellenar verazmente, aunque cada aseguradora pone su límite. Si queremos contratar un seguro de vida riesgo por una cuantía superior, o varias pólizas de vida cuya suma supere esa cantidad, debemos pasar un reconocimiento médico o atender un sistema de telecomunicación.

 

Es importante saber que las primas de esta modalidad de seguro no se reembolsan ni devuelven en caso de rescisión de la póliza. Además, según la Ley de Contrato de Seguro las reclamaciones por este tipo de eventualidades prescriben a los cinco años del suceso en caso de no haberse reclamado en ese período. Algo poco lógico, pero cosas peores se han visto.