SEGURO DE DECESOS

 

Los seguros de decesos de AVANZASEGUR  ofrecen una solución especializada para resolver las necesidades materiales y ayudar en los aspectos emocionales de  la familia ante el fallecimiento de un ser querido.

 

La muerte es el mayor de los dramas, el más duro de los golpes al que se ve sometido el ser humano. Cada país, cada región, cada cultura e incluso cada época tienen sus costumbres, ritos y tradiciones relacionadas con la muerte, con el duelo que genera, con los entierros y funerales, y con los ya casi anacrónicos lutos. Pero si hay algo realmente nuestro, apenas visto por otros lares, es el seguro de decesos, una póliza que se paga cada año para que, cuando ocurra el fallecimiento, costear los gastos del sepelio no constituya una problema económico para la familia.

 

Morirse sale caro

 

Dos mil euros, ese es el coste medio de un entierro modesto en nuestro país. Pero hay ciudades en las que cuesta más de 3.000 euros un entierro sencillo. Este gasto y lo prolijo de los trámites y gestiones post-muerte son, precisamente, las razones que mueven a contratar una póliza de decesos. El objetivo principal es que la cobertura del seguro sea suficiente para sufragar el gasto que entierros o cremaciones suponen, con todo lo que les acompaña, desde el velatorio, la caja fúnebre y el ramo floral hasta la esquela en el diario local. Pero, a nada que se hagan números, se comprueba que un individuo de 40 años que pague una media de 6 euros mensuales por su póliza de decesos habrá pagado, cuando cumpla 80 años, un total de 2.880 euros, cantidad suficiente para un entierro correcto conforme a nuestros usos.

Estas cifras ya indican que, con esas cuotas, no parece necesario contratar un seguro de decesos antes de cumplir los 40 años, aunque tampoco hay que postergar la decisión mucho tiempo. Es común que las aseguradoras no admitan clientes de más de 65 ó 70 años. Las pólizas son bien diferentes de una a otra compañía, y los precios muy distintos también de unas ciudades a otras: hay que hacer cuentas, y decidir.